Servimos para transformar vidas

Testimonio de Mariana Vázquez, paciente de Cínica de Heridas

Luego de un accidente de tránsito que la indujo a cuidados intensivos alrededor de mes y medio, Mariana Vázquez desarrolló una lesión por presión que fue tratada en distintas casas de salud sin obtener mejoría.

Debido a esta dificultad y la preocupación de sus familiares, Mariana llegó a la Clínica de Heridas de Hospital Padre Carollo en busca de una atención que le garantice recuperar su calidad de vida, siendo evaluada y tratada por especialistas en lesiones crónicas.

Para la paciente, el accidente significó varios cambios en su vida que fueron difíciles de sobrellevar, como lo fue su estado parapléjico y la gravedad de su lesión, por lo que era necesaria una atención integral.

“Para la pronta recuperación de la paciente, aplicamos primero nuestro ideal: la descontaminación y el proceso con los apósitos inteligentes y un cuidado avanzado durante 3 meses”.  Dora Chacón, Auxiliar de enfermería de Clínica de Heridas.

Además, la constancia y perseverancia de Mariana y su familia fue de gran aporte para lograr grandes resultados en un tiempo óptimo. “Acudí conforme me citaban, cada 8 días para la curación de mi herida, donde observé resultados desde las primeras 4 semanas, el apoyo de mi hijo y mi familia fue fundamental”. Mariana Vázquez.

Al cabo de tres meses, la herida se cerró por completo y Mariana fue dada de alta satisfactoriamente, llevándose una sonrisa en su rostro y gratitud por la atención del equipo de Clínica de Heridas que a través de sus cuidados especializados muestran su compromiso en la recuperación de los pacientes.

La Clínica de Heridas de Hospital Padre Carollo cuenta con un espacio repotenciado para el tratamiento de lesiones graves, con equipamiento de punta y profesionales altamente calificados, quienes están prestos a servir con calidad y calidez al paciente, tomando en cuenta los estándares de bioseguridad y asepsia para un óptimo resultado.